Logo francis

Pedidos: 01 (33) 36421731
ventas@francis.com.mx

Cómo deshacerte del mal olor de tus zapatos en cuatro simples pasos

El Lunes, 01 Julio 2013. Publicado en Tutoriales

Si tus zapatos ya gruñen, entonces te interesará leer esto... 

Nuestro ritmo ajetreado de vida nos pone a sudar, y el sudor crea bacterias que con el tiempo pueden causar mal olor en los zapatos. Por eso aquí te traemos estos sencillos pasos para eliminar esta molestia, sólo necesitarás: vinagre blanco, bicarbonato de sodio, un rociador y una lavadora (opcional).

Bicarbonato de sodio: cubre tus zapatos por dentro y por fuera con una capa gruesa de bicarbonato de sodio y déjalos reposar toda la noche.


2-  Repetir el proceso: al día siguiente, coloca los zapatos al revés, para quitarles así el bicarbonato. Repite el proceso las veces que sean necesarias para que elimines por completo la humedad y se reduzca el mal olor.

En caso de que vayas a realizar este proceso en varias ocasiones, te recomendamos, por practicidad, utilizar unos calcetines que ya no quieras. Ponles dos cucharadas de bicarbonato y amarrárlos muy bien para cerrarlos, después mete esos calcetines en la parte de adentro de los zapatos y retíralos al día siguiente. Este proceso lo puedes realizar todas las noches, de ser necesario.


Vinagre blanco: el vinagre acabará con las bacterias de forma inmediata. Llena el rociador con la mitad de agua y la otra mitad de vinagre blanco por partes iguales. Rocía esta mezcla al interior de tus zapatos y verás cómo el olor comienza a disminuir. Por sus propiedades, el vinagre es un desinfectante natural, así como un neutralizador de olores.


Lavadora: lee las instrucciones de lavado de tu calzado para ver si lo puedes meter a la máquina. Esto es más común en calzado deportivo. Utiliza un detergente regular y un ciclo de lavado suave para que no se maltraten, y sécalos al aire libre para que no guarden la humedad.

Generalmente, el mal olor del calzado es provocado por una excesiva sudoración de los pies, lo ideal es tratar ambos problemas a la vez. Trata de ponerte siempre tus zapatos con los pies secos y utilizar talco normal, frotándolo entre los dedos del arco y el empeine, que son las áreas que más sudan. También procura no usar los mismos zapatos tan seguido y mantenlos guardados en un lugar ventilado.

[Vía ehow]

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.